Download Alexandros I: El hijo del sueno by Valerio Manfredi PDF

By Valerio Manfredi

Nadie puede permanecer indiferente ante los angeles belleza de Alejandro, ni ante l. a. grandiosidad de su imperio, que se extendio desde el Danubio hasta el Indo. Un hombre considerado como un dios por sus contemporaneos, de ardientes suenos y violentas pasiones, que le consumieron hasta finalmente destruirle. Su vida transcurrio en un mundo de leyenda. Esta es su historia. En esta excelente novela, Manfredi ha volcado todo su saber historico y cuanta pasion period capaz de derrochar.

Show description

Read or Download Alexandros I: El hijo del sueno PDF

Best literatura y ficcion books

Luna Nueva (New Moon) (Twilight Saga, Book 2)

Legions of readers entranced via the hot York instances bestseller Twilight will not be disillusioned by means of this gripping sequel. In New Moon, Stephenie Meyer offers one other impossible to resist mix of romance and suspense with a supernatural twist. Passionate, riveting, and deeply relocating, this vampire love saga is easily on its strategy to literary immortality.

Cómo hacer cosas con palabras

Este libro contiene rules expuestas por John Langshaw Austin -una figurra clave en el mundo filosófico contemporáneo- en sus clases y en un ciclo de conferencias ofrecido en l. a. Universidad de Harvard: las William James Lectures. Se trata, pues, de una recopilación de notas, cuidadosamente realizada por J.

Additional info for Alexandros I: El hijo del sueno

Example text

Tu hijo ha oído llamadas que llegan de lejos y tal vez no haya oído el mensaje. Un día lo oirá de nuevo dentro de un gran santuario rodeado por las arenas del desierto. Tras haber escuchado estas palabras, la reina volvió a Pella, la capital de los caminos polvorientos en verano y fangosos en invierno, esperando con temor y ansiedad el día en que naciera su hijo. Los dolores del parto comenzaron un atardecer de primavera, tras la puesta del Sol. Las mujeres encendieron los velones y su nodriza, Artemisia, mandó llamar a la partera y al médico Nicómaco, que había atendido ya al viejo rey Amintas y había estado a cargo del nacimiento de no pocos vástagos reales, tanto legítimos como bastardos.

Ya le enseñaré yo a ése si es de segundo orden! , que, por lo que me consta, las reacciones del pueblo a estas salidas de tono de Demóstenes son más bien tibias. La gente de Atenas está más interesada en saber cómo se resolverán los problemas del latifundio y del reparto de tierras a los campesinos del Ática que en las ambiciones políticas de gran calado de Demóstenes. A los apasionados discursos contra Filipo siguieron otros en favor de Olinto, a fin de convencer al pueblo de que votase ayudas militares para la ciudad asediada, pero tampoco éstas tuvieron resultados apreciables.

Pero son siempre palabras oscuras, difíciles de interpretar y es por eso por lo que hay sacerdotes: para explicárselas a la gente. Alejandro se volvió para mirar al dios Apolo que se erguía sobre el pedestal, rígido e inmóvil, con los labios estirados en una extraña sonrisa, y comprendió por qué los dioses tienen necesidad de los hombres para poder hablar. En otra ocasión en que la familia real se había trasladado a Egas, la vieja capital, para ofrecer sacrificios en las tumbas de los antiguos reyes, Leónidas le hizo ver desde una torre de palacio la cima del monte Olimpo cubierta de nubarrones de temporal, asaeteada por relámpagos enceguecedores.

Download PDF sample

Rated 4.80 of 5 – based on 31 votes