Download Alexandros III: El confin del mundo by Valerio Massimo Manfredi, Jose Ramon Monreal PDF

By Valerio Massimo Manfredi, Jose Ramon Monreal

El ejército macedonio se adentra en Babilonia y asesta el golpe ultimate al secular imperio persa. Alejandro aspira a convertir el mundo conocido en una sola nación bajo su mando, pero pocos comparten su sueño. Se urden conjuras, y el rey se ve arrastrado hacia una vorágine de violencia. Solo el amor de Roxana puede aliviar su soledad. Ella le infundirá el valor necesario para llegar a los angeles India misteriosa y luego los angeles fuerza para buscar el camino de retorno.

«Hay escenas en los tres volúmenes de Aléxandros que te dejan prácticamente sin respiración.»
Qué Leer

Show description

Read or Download Alexandros III: El confin del mundo PDF

Best literatura y ficcion books

Luna Nueva (New Moon) (Twilight Saga, Book 2)

Legions of readers entranced via the hot York occasions bestseller Twilight will not be upset through this gripping sequel. In New Moon, Stephenie Meyer provides one other impossible to resist mixture of romance and suspense with a supernatural twist. Passionate, riveting, and deeply relocating, this vampire love saga is definitely on its strategy to literary immortality.

Cómo hacer cosas con palabras

Este libro contiene rules expuestas por John Langshaw Austin -una figurra clave en el mundo filosófico contemporáneo- en sus clases y en un ciclo de conferencias ofrecido en los angeles Universidad de Harvard: las William James Lectures. Se trata, pues, de una recopilación de notas, cuidadosamente realizada por J.

Extra resources for Alexandros III: El confin del mundo

Sample text

En las aguas de nuestros ríos y de nuestros lagos? Sí, a menudo, pero me parecen imágenes lejanas, como de cosas sucedidas muchos años atrás. Nuestra vida es tan intensa que cada hora vale por un año. Esto significa que envejeceremos antes de hora, ¿no es así? Tal vez... O tal vez no. El velón que brilla más espléndido en la sala es el destinado a apagarse primero, pero todos los comensales recordarán lo hermosa y grata que era su luz durante la fiesta. Apartó el faldón de la tienda y acompañó afuera a Tolomeo.

Si hubíese caído... , si hubiese caído combatiendo con la espada en la mano me habría dicho al menos que somos soldados. Pero así... así... ¡Ahogado en ese río fangoso, despedazado y devorado por esos monstruos! , ¿por qué? ¿Por qué? Se tapó la cara con las manos y estalló en un llanto largo y lúgubre, que rompía el corazón. Ante aquel sufrimiento, Alejandro no encontró ya palabras. Estoy desolado, estoy desolado. Y salió saludando a Filotas con una mirada llena de espanto. También el otro hermano, Nicanor, llegaba en aquel momento, desfigurado asimismo por el dolor y la fatiga, empapado y sucio aún de barro.

Preguntó el anciano. Has dicho que el aspecto del único dios está en las nubes del cielo, en las flores del campo, en el canto de los pájaros, en el susurro del viento, pero ¿qué hay de tu dios en el ser humano? Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, pero en algunos hombres la imagen de Dios está como obnubilada y confusa por su conducta. En otros resplandece como el sol a mediodía. Tú eres de estos hombres, gran rey. Tras decir esto se dio media vuelta y se alejó. 3 El ejército prosiguió en su marcha atravesando el último extremo de Palestina y entró en Fenicia.

Download PDF sample

Rated 4.44 of 5 – based on 42 votes